Todo lo que tu mascota necesita, con ¡ENVÍO GRATIS! a partir de 29€
Tres enseñanzas básicas para un cachorro

Tres enseñanzas básicas para un cachorro

La maravillosa aventura de criar a un cachorro en la que te has embarcado requiere esfuerzos y mucha paciencia. Pero, podemos asegurarte que la recompensa supera con creces el sacrificio. En el Blog de hoy te mostramos las tres enseñanzas básicas que necesitará tu cachorro al llegar a casa.

Hacer sus necesidades en su sitio

Esta es una enseñanza fundamental y que debes iniciar con la llegada de tu cachorro a casa. En este proceso de aprendizaje tu papel será fundamental, ya que deberás intentar por todos los medios que tu cachorrito acierte y haga sus necesidades en el lugar adecuado. Ten en cuenta que si tu cachorrito es pequeñito, y no tiene las pautas vacunales completas, no debe bajar a la calle o relacionarse con otros perros. Por lo que, te recomendamos que uses empapadores, que serán su “baño” provisional. Muchos de ellos incluyen feromonas que estimularán a tu cachorro para hacer sus necesidades en ellos.

En el proceso de aprendizaje es importante observar sus rutinas y anticiparnos a los momentos en los que hay más probabilidades de que haga pis o caquita.

  • Cuando se despierta.
  • Después de comer.
  • Después de jugar.

Elije la zona que hará las veces de “baño” para tu perro y coloca ahí el empapador. Intenta llevarlo a visitar este lugar varias veces al día y siempre después de comer o al despertarse. Ten paciencia si lo hace fuera o no llega, y, como siempre os recomendamos, utiliza el refuerzo positivo. Un buen premio y caricias cuando acierte serán claves para que aprenda. Consulta nuestro blog especial snacks y aprende todo lo que necesitas saber.

Cuando ya pueda salir a la calle deberás realizar tantas salidas como sean necesarias. Ten en cuenta que, cuanto más pequeño sea tu cachorro, menos horas podrá aguantar sin orinar o defecar. Establece una rutina, horarios y con el tiempo, verás como tu perro se acostumbra a esperar al paseo para ir al baño.

Aprender su nombre

Una de las primeras cosas que querrás enseñarle es a atender a su nombre. Esto es un paso esencial en su vida. Sigue estos sencillos pasos para conseguirlo.

1

Elige un nombre corto y simple. Olvida nombres compuestos o complicados, solo conseguirás dificultar su aprendizaje. Y, muy importante, utiliza siempre su nombre. Nada de diminutivos o motes cariñosos o lo confundirás.

2

Utiliza siempre su nombre en positivo. Si no quieres que haga algo, con un simple y rotundo “No!”, será suficiente. No utilices su nombre para reprenderlo, solo conseguirás confundirle.

3

Dedica sesiones de aprendizaje cortitas y regulares. E intenta siempre hacer contacto visual con él, para que tenga claro que estamos dirigiéndonos al cachorro.

4

Evita distracciones. Intenta que en la sesión de aprendizaje esté lo más concentrado posible. Lo ideal es que estéis tú y él solos, sin distracciones que puedan hacer que se disperse.

5

Utiliza el refuerzo positivo. “Muy bien”, “bien” y luego un snack o galletita para recompensarle cuando logra el objetivo.

6

A medida que vaya aprendiendo, dificulta el entrenamiento introduciendo distracciones (tele encendida, música, más personas en la habitación, realizarlo en la calle…).

Pasear con correa

Mientras tu cachorrito sea pequeño será fácil manejarlo con la correa, pero a medida que crezca será más difícil pasear con él. Por eso es importante que aprenda a pasear con correa, para que los momentos de paseo no sean estresantes para ninguno de vosotros. Por ello, en su proceso de aprendizaje deberás tener en cuenta los siguientes consejos.

1

Elige el conjunto de paseo adecuado. En el caso de un cachorro, te recomendamos el uso de un arnés adecuado a su tamaño. Será más cómodo para él. Además, un localizador GPS, puede resultar muy útil puesto que tu perro podría escaparse en cualquier momento. Así sabrás en todo momento dónde se encuentra. 

2

Empieza el entrenamiento en casa y sin correa. Elige un lugar cerrado, sin peligro ni distracciones y ve animándole con recompensas a que te siga. Tiene que aprender a que tú eres quien decide la dirección de paseo y que debe estar atento para no perderte de vista.

3

Paseos cortos. Una vez tengas más o menos controlado el paseo en casa ya podrás salir al exterior y realizar sesiones cortitas de entrenamiento. En cuanto que notes que tu perro tira de la correa párate en seco y no continúes con el paseo hasta que se haya relajado. Realiza los mismos ejercicios que en casa. Acelera, párate, cambia de dirección. Tienes que conseguir que esté pendiente de tus movimientos y que pueda seguir tu ritmo.

4

Anticípate. Debes mantenerte alerta ante cualquier situación de distracción (otro perro, una persona, un coche…). Aprovecha para llamar su atención con algún premio y recompénsale con un ¡Muy bien! y un snack cuando lo haga bien.

5

Se constante. Esto no es cosa de un ratito, os va a llevar tiempo. Así que ten paciencia y sé constante.

Esperamos que encuentres útiles nuestros consejos y que te ayuden en la educación de tu peludo.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.