Consejos para viajar con tu perro

¿De vacaciones con tu perro?

¡¡Por fín ha llegado el verano y las ansiadas vacaciones!!. Es un momento para desconectar, relajarse, vivir nuevas experiencias… y disfrutar al máximo de un merecido descanso junto a la familia y seres queridos. Y, por supuesto, no puede faltar nuestra mascota! Al fin y al cabo, es un miembro más de nuestra familia.

¿Playa o montaña? ¿Ciudad o pueblo?. No importa el destino, lo cierto es que la mayoría de desplazamientos se producen en coche, y eso implica viajar cientos de kilómetros y varias horas, hasta llegar al destino. Por eso, vamos a daros algunos consejos para viajar con tu perro en el coche y que el viaje sea lo más placentero y seguro posible.

Aspectos previos al viaje

Si tu perro nunca ha viajado en coche, puede ser una situación estresante para él. Por eso es importante que lo vayas acostumbrando poco a poco antes de salir de viaje. Puedes empezar con trayectos cortos para que el animal se familiarice con las sensaciones. Aunque lo recomendable es ir acostumbrándolo desde cachorro. Además, el perro deberá acostumbrarse también al sistema de retención que se utilice, especialmente si se trata de un transportín.

Existen medicamentos especiales que se pueden administrar en caso de mareo y/o náuseas. Consúlta con tu veterinario si detectas que tu perro los padece. 

Antes de comenzar el viaje debemos asegurarnos que el animal está en buen estado de salud, que las vacunas y la desparasitación están al día… Y ante cualquier duda, lo mejor es consultar a tu veterinario.

No te olvides de su documentación. Además del chip, que es obligatorio, es muy útil llevar una placa identificativa con un teléfono de contacto, por si se pierde. También es importante llevar con nosotros su cartilla sanitaria y, el seguro correspondiente si se trata de un perro de los catalogados como potencialmente peligrosos.

Durante el viaje.

No comer justo antes del viaje

Antes de iniciar camino, no debemos proporcionarle comida pues puede ser perjudicial y provocar náuseas y mareos, ni durante el trayecto. Sí que debemos darle agua antes y refrescarlo durante el camino (hay multitud de recipientes para viajes). Al llegar a nuestro destino, debemos dejar que se tranquilice y se relaje para poder suministrarle alimento y bebida.

Necesitan espacio

El animal debe tener un espacio lo suficientemente amplio para que se pueda mover y tumbar para estar cómodo. Pero a la vez, debe estar sujeto e independiente del habitáculo, ya que esto podría suponer un peligro para el conductor al poder distraerlo, y por tanto, para todos los pasajeros.

La Dirección General de Tráfico obliga a los dueños de los animales a que nuestra mascota vaya de una forma correcta y segura en el coche.  Las diferentes opciones incluyen:

 

Trasportín en maletero: éste debe ser lo suficientemente amplio para que el animal pueda ponerse de pie sin tocar el techo y tumbarse cómodamente.


Barrera metálica que separe el maletero del habitáculo: debe ser siempre metálico, no valen redes de cuerda o plástico, ya que estas no son muy resistentes. En este apartado podemos encontrar unas rejillas metálicas que vienen de fábrica en algunos vehículos o unas barras adaptables a las diferentes medidas de los coches.


Arnés para el cinturón de seguridad: esto es un arnés especial que lleva un adaptador para que pase el cinturón de seguridad para anclarse a un enganche.


Adaptador o enganche especial para que se una un arnés al anclaje del cinturón de seguridad.

 

Paradas cada 2 horas

Es importante supervisar la ruta que vamos a seguir y calcular el número de paradas que vamos a hacer. Debemos parar cada 2 horas y bajar a nuestro animal para que estire las patas, haga sus necesidades y se despeje un poco. Esto le viene bien también a toda la familia, no sólo al perro.

 

Altas temperaturas

Hay que procurar que el animal viaje en condiciones óptimas de temperatura. Utiliza el climatizador a una temperatura adecuada y renueva el aire de vez en cuando. Y evita, siempre, que el animal vaya con la cabeza por fuera de la ventanilla.

Conducción tranquila

Por su bien y el de toda la familia, es recomendable que la conducción sea tranquila y fluida, evitando hacer movimientos bruscos que puedan provocar mareos o estres a tu perro.

Nunca, nunca lo dejes sólo en el coche.

En verano, con las altas temperaturas el habitáculo del coche se calienta muy rápidamente, podría sufrir un golpe de calor. 

Hay que procurar que el animal viaje en condiciones óptimas de temperatura. Utiliza el climatizador a una temperatura adecuada y renueva el aire de vez en cuando. Y evita, siempre, que el animal vaya con la cabeza por fuera de la ventanilla.

Si por el contrario no puede viajar con nuestros amigos, existen residencias caninas y albergues donde dejarlos el tiempo que estamos fuera. Pero es muy importante ver antes las instalaciones para comprobar el sitio donde se alojarán y el espacio disponible para juegos.

Y POR SUPUESTO…¡¡¡NUNCA LOS ABANDONES, ELLOS NUNCA LO HARÍAN!!!!!!

Comentarios (0)

No hay comentarios en estos momentos
Producto añadido a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.